Climatización de edificios y ola de calor

Climatizacion de hoteles bajo el estándar Passivhaus
PassivHaus y climatización de hoteles
20 junio, 2019
Climatización de edificios y automatización
Automatización para reducir el consumo en la climatización de edificios
25 julio, 2019
Show all
Climatizaciòn de edificios y ola de calor

Climatizaciòn de edificios y ola de calor

Lo normal en verano es que las temperaturas sean altas. Pero en ocasiones, el calor se puede volver extremo y además durar varios días, semanas e incluso meses. A este fenómeno,  que puede tener consecuencias muy serias para la salud y para el consumo en la climatización de edificios. se le conoce como ola de calor.

Las olas de calor

La ola de calor es un episodio de temperaturas anormalmente altas que se mantienen durante varios días o semanas y que además afectan a una parte importante de la geografía de un país. ¿Cuántos días o semanas? Lo cierto es que no hay una definición ”oficial”, por lo que es difícil precisar cuántos.

En España se dice que es una ola de calor cuando se registran temperaturas extremadamente altas (tomando como referencia el periodo 1971-2000) en, como mínimo, un 10% de las estaciones meteorológicas durante al menos tres días.

La gran mayoría de las veces se producen en el periodo canicular, el cual suele darse en verano. La canícula es el periodo más caluroso del año, y transcurre entre el 15 de julio y el 15 de agosto. En los últimos años, sin embargo, parece observarse una tendencia al adelantamiento de las olas, tal y como está sucediendo en estos días de junio en los que se han superado se superarán los 35ºC en amplias zonas del interior peninsular y alcanzado los 40ºC en áreas del centro, por lo que ha lanzado una alerta a la población.

Consecuencias para la salud

Los efectos en la salud observados de las altas temperaturas dependen tanto de la intensidad de la ola de calor -las temperaturas máximas a las que se llega- como sobre todo de su duración.

Uno de los principales riesgos derivados de la exposición a altas temperaturas es el conocido como golpe de calor. Los síntomas de este trastorno van desde notar la piel enrojecida, caliente, seca a sufrir alteraciones como pulso rápido, dolor de cabeza, confusión, debilidad, insomnio, calambres musculares, náuseas, vómitos, convulsiones o pérdida de conocimiento.

Agotamiento, estrés, dermatitis, insolación, quemaduras y edemas son otros efectos menores, aunque igual de indeseables, fruto del calor excesivo exterior o de una deficiente climatización de edificios.

Existen una serie de recomendaciones, especialmente importantes en los grupos de riesgo o más vulnerables, como ancianos, niños y enfermos crónicos, así como en las personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre, que previenen y mitigan los efectos anteriores:

  • Beba agua o líquidos con frecuencia, aunque no sienta sed y con independencia de la actividad física que realice.
  • No abuse de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal.
  • Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, preste especial atención a bebés y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardíacas.
  • Permanezca el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrésquese cada vez que lo necesite.
  • Procure reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00).
  • Use ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
  • con las altas temperaturas.
  • Mantenga sus medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.
  • Haga comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).

Consecuencias en la climatización de edificios

El aumento de las temperaturas aumenta el consumo energético en la climatización de edificios de manera que la semana pasada ya se ha registrado un incremento de un 8%.

Por ello, se hace necesario:

  • Un plan de control del consumo eléctrico de la refrigeración en los centros públicos, especialmente en periodo estival , y tenga como objetivos minimizar las consecuencias económicas y medioambientales del incremento de las temperaturas.
  • Campañas de compromiso social en la climatización de edificios que promuevan un uso responsable de la energía y una adecuación de aislamiento y mantenimiento que reduzcan las exigencias energéticas en armonización de las temperaturas interior y exterior.

rcastilla reafirma igualmente su compromiso con la eficiencia energética en cada una de las instalaciones que diseña y desarrolla de manera que estar cómodos no signifique un derroche de energía.

Contacta con nosotros.

Deja una respuesta